Algo de historia.

Por Mauricio Vargas Gonzalez.
Estudiante de Derecho

Los países más desarrollados llegan a engendrar nuevas sociedades. El capitalismo nació donde el feudalismo llegó a su clímax, y las fuerzas productivas necesitaban otras relaciones de producción para continuar su desarrollo, el esquema de señor Feudal y Siervo se quedo pequeño para el desarrollo material e intelectual dando paso a las revoluciones de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, abriendo nuevas perspectivas, mayor prosperidad y nuevas formas de explotación. Estados Unidos es la vanguardia en la ciencia y la tecnología, allí se presento una nueva revolución, la de los computadores.

En los laboratorios de inteligencia artificial de la Instituto de Tecnológico de Massachusetts y en muchas universidades de Estados Unidos nacieron un sin numero de comunidades de hackers que asumieron la tarea de desarrollar el código para que los circuitos y los componentes de las maquinas y computadores funcionaran y cumplieran tareas cada vez más complejas. El vertiginoso avance de la tecnología puso a estos programadores en contacto con la tecnología más adelantada de la época. Desde los años sesentas y setentas que tuvieron origen dichas comunidad hasta la actualidad, el mundo de los sistemas y los computadores es una de las ramas de la producción con más desarrollo, expansión y futuro. Las grandes maquinas de tubos se han transformado en pequeños ordenadores personales, cada vez más poderosos, versátiles y complejos.

El inicio de la comunidad estuvo marcado por la solidaridad, el compañerismo y el trabajo colectivo, donde se compartí el código y los programas binarios, como si fueran simples recetas de cocina, pues cuando se escribía un programa, un controlador de hardware o una herramienta, la mentalidad científica consistía en mejorar dicho código y hacerlo público para fuera accesible a mayor numero de personas.

Pero estos años dorados llegaron a su fin, cuando el desarrollo del capitalismo y sus monopolios engendraron una serie de empresas, en principio pequeñas y numerosas donde se daba la libre competencia, donde la acumulación de capital, el crecimiento de los monopolios y la quiebra y disolución de muchas empresas pequeñas, dando paso a las grandes corporaciones tecnológicas e industriales gigantescas. Se fueron acabando las pequeñas empresas y fueron cooptando los principales programadores de las comunidades, para contratarlos como asalariados.
El código y los programas que crearían ya no serían propiedad pública, sino propiedad de las empresas y sus dueños. Los tres poderes, el ejecutivo, legislativo y judicial, impusieron una serie de normas y decretos que beneficiaban los intereses de los monopolios como Microsoft en detrimento de las comunidades solidarias y de los usuarios de computadores: Se privatizaron los códigos producidos por las comunidades, solo las empresas podían distribuirlo, modificarlo y venderlo. Las comunidades fueron ilegalizadas de forma velada, pues no podían seguir trabajando como lo venían haciendo, ya que de hacerlo infringían la ley y se convertían en piratas.

Disueltas las comunidades en la práctica, muchos de los programadores no tenían más opción que continuar con su trabajo como asalariados en las grandes compañías, convertirse en piratas o dejar la profesión. Frente a tremendo dilema, las comunidades hackers más politizadas y aguerridas reaccionaron de manera organizada y coordinada, propusieron un sistema operativo, programas y herramientas que pudieran ser propiedad de todos y de nadie, creadas por el modelo con el que las comunidades habían trabajado durante años, que cualquier persona con los conocimientos suficientes pudiera acceder al código, modificarlo, redistribuirlo y mejorarlo, sin que ningún individuo o empresa se pudiera apropiar de él para privar a los demás de estos sus derechos.

Richard Stallman encabezó esta lucha desigual contra los pulpos tecnológicos y sus gobiernos de papel, al principio fue un reducido núcleo de personas, lo que luego vendría siendo una red mundial, de millones de hackers y usuarios.

Nació el GNU, GNU IS NOT UNIX, un proyecto sustentado en la solidaridad, basándose en sus propios esfuerzo y en la libertad, para dar vida a un sistema operativo completamente libre, sin discriminación de raza, clase social o país donde quien quiera pueda acceder al código fuente, mejorarlo, modificarlo, copiarlo, venderlo, estudiarlo, con la única condición que cualquier mejora o derivación del código debe continuar siendo libre y abierto, es decir, no se puede privatizar.

Se le denominó Copyleft, la herramienta de propiedad intelectual creada para proteger el interés común en contraposición al Copyright que resguarda el interés privado. El Copyleft no es más que un Copyright o derecho de autor donde se utiliza la legislación sobre el tema y los aparatos represivos del Estado para hacerla cumplir, pero dándole un giro radical para que en lugar de asegurar que el conocimiento sea de una sola persona o empresa, garantice que siempre sea público accesible y aprovechable por todos.

Stallman junto a otros rebeldes de la informática tenían casi completo el sistema operativo, pero faltaba el núcleo, o sea, el código destinado a comunicar dichos sistema con el hardware de la computadora, por lo que dichos programas debían usarse en el marco de sistemas privados, que imponían clausulas de confidencialidad y demás trabas legales para conocer el código.

Apareció entonces Linux, un núcleo basado en minix, que era la parte que le faltaba al proyecto GNU para armar un sistema operativo completo, independiente de los demás y completamente libre y común. Su creador fue Linus Tolvards, un hacker de Finlandia, hijo de un ingeniero físico.

Fueron sumándose hackers de todo el mundo, quienes adoptaron un modelo de producción y una relaciones de producción más avanzadas y contrapuestas la dinámica privatizadora y autodestructiva que ofrecía el capitalismo. Nadie produce para apropiarse del producto final, todos lo hacen para compartir el resultado.

Anuncios

Una respuesta to “Algo de historia.”

  1. Ismael Luceno Says:

    Me parece importante aclarar los siguientes puntos:
    1) la primera empresa “de software” fue Microsoft, y fueron ellos quienes hicieron posible el cambio de mentalidad que hubo. Por otra parte, Microsoft no empezó nada pobre, nació como una compañía sin mucho capital (aunque lo tenía, sí), pero tenía los contactos, la ayuda directa, y el dinero de la familia Gates.

    2) La ley en cuanto al software privativo nada tuvo que ver.

    3) La coordinación así como el número de los que iniciaron el proyecto GNU era muy pobre en comparación con lo que tenemos hoy día.

    4) Linux apareció en 1991, mientras que BSD ya era software libre en 1989. Si mal no recuerdo, había una discusión entre RMS y los rectores de UC Berkeley al respecto en 1987. En cualquier caso, GNU no adoptó el kernel de BSD (el cual si bien no estaba “limpio”, hubiese sido fácil de pulir), ni hoy día Linux… podrían considerarlo un capricho, GNU no tiene interés de aceptar algo sobre lo que no tenga copyright…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: